Bien conocido por su efecto termogénico, el jengibre asimismo puede combatir ciertas enfermedades cardíacas y degenerantes.

Cualquiera que haya empezado una dieta ya ha encontrado un factor muy concreto en el menú: el jengibre. Tras todo, esta raíz con cascarilla clara y forma diferente tiene un enorme efecto termogénico en el cuerpo, esto es, aumenta la temperatura anatómica, lo que puede asistir a perder peso.

Los beneficios del jengibre

Son múltiples las mejoras que el jengibre puede aportar al organismo. Comenzando por su efecto digestible, estimulando el tracto gastrointestinal, aparte de acrecentar el peristaltismo (contracción muscular del órgano) y el tono del músculo intestinal, lo que evita la capacitación de gases en el aparato digestivo.

La raíz asimismo tiene un poder antinflamatorio, lo que la hace muy eficiente en trastornos reumáticos y artríticos. Y para aquellos que precisan progresar su respiración, el jengibre es un enorme aliado.

Los extractos de jengibre estimulan los centros vasomotor y respiratorio, lo que mejora la respiración en casos de congestión nasal, ayudando a combatir gripes, constipados, catarros crónicos, toses, debilidad estomacal, ronquera y bronquitis.

Asimismo, es una genial fuente de antioxidantes, lo que contribuye al rejuvenecimiento de la piel y los órganos. Ayuda en la destoxificación hepática y en la minoración de la resistencia a la insulina.

En la lucha contra las enfermedades

El gingerol, substancia presente en el jengibre, es la que se encarga de distintas acciones ventajosas en el organismo, luchando ciertas enfermedades. El comestible inhibe la agregación plaquetaria, lo que evita la aparición de trombos (coagulación de la sangre en los vasos sanguíneos).

El comestible asimismo aumenta la fuerza de contracción de los músculos cardíacos, previniendo enfermedades y resguardando las células, lo que evita el desarrollo de enfermedades degenerantes, como la diabetes, la arteriosclerosis, la hipertensión, entre otras muchas.

Contraindicaciones

Aun con tantos beneficios, el jengibre no puede ser consumido por todos. Las gestantes, por poner un ejemplo, deben tener mucho cuidado al usar el alimento.

Los estudios afirman que si se consume a gran escala, el jengibre puede acrecentar el peligro de aborto espontáneo y mal desarrollo del bebé. Con lo que lo idóneo es no consumir jengibre en las primeras semanas de gestación.

No obstante, tras ese periodo, si el jengibre se emplea en pequeñas cantidades con fines culinarios, este peligro se reduce drásticamente.

Asimismo, la gente con hipertiroidismo debe sostenerse distanciada del jengibre. Este género de perturbación en la tiroides ya acelera el metabolismo y, así como la raíz, puede ocasionar más pérdida de masa muscular.

Las personas con inconvenientes de corazón precisan estar atentos, debido a su efecto estimulante y termogénico, 2 acciones que pueden acrecentar la frecuencia cardíaca.

El consumo de jengibre cambiará entre 1 y tres gramos al día. Un buen promedio son 2 pedazos de unos 3 centímetros, lo que da en torno a 2 cucharadas de jengibre rallado.

La superación incesante de esta cantidad puede dar sitio a molestias gástricas e inclusive a la capacitación de úlceras. Y en mujeres, puede llevar al incremento del flujo menstrual. Aparte del té de jengibre, hay otras formas de usar el comestible en preparaciones.