Nos eres el primero ni el último que preparando una receta de repostería en casa y de repente te topas con el cremor tártaro en la receta y se te queda la cara descolocada por no saber que es este ingrediente.

¿Qué es el cremor tártaro?

Empezamos por el principio, el cremor tártaro a simple vista es un polvo blanco, sin sabor y que por su nombre químico se denomina bitartrato potásico (sal ácida). Un químico llamado Carl Wilhelm Scheele, consiguió en el año 1769 aislarlo por primera vez, ya que este ingrediente proviene de muchas plantas. Aunque ya hace mucho, los propios griegos y romanos ya lo utilizaban como sedimento en los toneles de vino.

En la industria alimentaria se conoce más comúnmente como aditivo E-334. Se utiliza con más frecuencia de lo que pensamos, sobre todo en el sector de la repostería, como ingrediente de levadura química. También se utiliza en algunas bebidas como la gaseosa o el vino, en este último como corrector de acidez.

¿Cómo usar el cremor tártaro en recetas de casa?

Este ingrediente del que hasta hace 5 minutos no sabíamos nada es pura magia en la cocina. Algunos reposteros utilizan el cremor tártaro para evitar que el azúcar cristalice en la preparación de caramelos o derivados. También se utiliza mucho para estabilizar claras de huevo y así que no se bajen (como pequeño truco, una cucharadita de café ayuda a aumentar el volumen). Otro uso común es para glaseados, ayudando a la prolongación de su solidificación.

Si queremos comprar cremor tártaro, habrá que desplazarse a una tienda especializada en confitería, donde se suele vender a peso o también lo podéis comprar en Amazon. Aunque en algunas grandes superficies también se puede vender (no suele ser lo habitual). Antes de comprarlo, es importante saber que caduca aproximadamente al año, por ello recomendamos no comprar grandes cantidades, a no ser que estemos seguros de que lo vamos a utilizar mucho.

Reemplazar cremor tártaro en las recetas

En algunas recetas, especifican el uso del cremor tártaro y como no es habitual tenerlo en la despensa os hemos preparado algunos trucos para sustituirlo:

  • Recetas de cremor tártaro y bicarbonato: Se puede utilizar directamente polvo de hornear, ya que contiene estos dos ingredientes.
  • Recetas con cremor tártaro: Se puede sustituir por algún ácido, bien puede ser un básico zumo de limón o un vinagre blanco (multiplicando por 3 la cantidad), ya que el cremor de tártaro es un potenciador muy efectivo. Para tener también un sabor más parecido añadir algunas cucharadas más de azúcar.
  • Hay una receta que suele tener como ingrediente este elemento, es el caso de la tarta de limón. Al tener ya suficiente ácido la propia receta de la tarta, no es necesario utilizar el cremor tártaro.