Una bebida artesanal espumosa de color pálido está revolucionando nuestros exigentes paladares. Se trata de la aclamada cerveza IPA que ha reportado un éxito contundente en las tiendas especializadas en estilos de vida alternativos y bares hípster de todo el país.

La cerveza IPA escaló posiciones gracias a su adictivo sabor amargo con medidas que van entre los 40 y 100 IBS (Unidades Internacionales de Amagor), esto debido a sus altas concentraciones de lúpulo y alcohol.  

Convertirse en una de las favoritas ha resultado ser toda una hazaña en la nación más cervecera del planeta.

Según datos de la organización Cerveceros de España, el consumo de la bebida rubia en el mercado nacional se mantiene en una media de 200 millones de litros mensuales, compartiendo el primer puesto global de consumo junto a Eslovaquia.

Pero, ¿cuál es el secreto de esta cerveza artesanal? Sigue leyendo y conoce más sobre sus orígenes, los diferentes tipos y la clave de su popularidad.

Cerveza IPA: Más inglesa que la hora del té

Aunque su acrónimo significa Indian Pale Ale, la IPA es una bebida más inglesa que el Big Ben o el palacio de Buckingham.

Su historia comienza a finales del siglo XVIII, cuando las colonias inglesas integradas por marineros, soldados y civiles se asentaron en todos los continentes para fortalecer el Imperio Británico.

Estas colonias, situadas en diversos lugares del mundo, mantenían las costumbres tradicionales como jugar el cricket y consumir cerveza con sello inglés.

Sin embargo, no era fácil trasladar la sabrosa bebida a lugares de difícil acceso como las entonces remotas tierras hindúes. Movilizar enormes cargamentos de barriles desde el puerto de Londres hasta el paseo marítimo de Bombay significaba bordear el continente africano en un viaje de casi un año en barco.

El movimiento, y las altas temperaturas favorecían a la formación de microbios y bacterias en la cerveza que terminaba siendo rechazada por la comunidad: generalmente llegaba en estado de descomposición.

Para la época no existían los procesos de pasteurización ni de refrigeración. Para resolver este inconveniente, el cervecero George Hodgson modificó la fórmula de la Pale Ale, agregándole más lúpulo, (planta con grandes propiedades antisépticas) y utilizando la fermentación para lograr un mayor nivel de alcohol.

Fue entonces cuando nació una cerveza que podía mantenerse inocua, soportar las condiciones del viaje y llegar a su destino con gran cuerpo y amargor.

Al probarla, los colonos se sorprendieron por su gusto amargo que sedujo sus paladares hasta hacerse popular por más 50 años entre los residentes ingleses en La India, y ahora de todos los rincones del mundo.

¿Qué significa el Pale Ale?

Seguro te ha gustado la historia de los barcos y con barriles llenos de licor mejorado con lúpulo en la India, pero te ha quedado la duda de saber que significa Pale Ale.

Las PA son un tipo de cerveza hechas con cereales malteados de color claro y altos niveles de fermentación que dan como resultado un líquido espumoso  con aspecto pálido de gran sabor y bajo costo, por lo cual es muy popular entre los consumidores.

Ahora que sabes que las IPA son una modificación conveniente de la Pale Ale, también tenemos el deber de informarte que hay muchas otras variaciones que debes probar. Por eso es importante que conozcas los tipos de cerveza IPA.

Conoce las IPAs más importantes

La creatividad inglesa para llevar cerveza a las colonias británicas dispersadas por el mundo dio pie a múltiples variaciones de la receta original.

Los maestros cerveceros empezaron a experimentar hasta lograr una amplia diversidad de sabores, colores, niveles de amargor y grados de alcohol. A continuación mencionaremos algunas de las variaciones más demandas.

  • English IPA: Con una atractiva apariencia, que varía entre el ámbar dorado y el cobre claro, esta bebida tiene una textura espumosa persistente y un sabor con notas afrutadas, florales con toques de lúpulo que le da un amargor marcado pero más sutil que el IPA americano. Al ingerirla se puede sentir una sensación liviana y seca que incentiva a los sentidos.
  •  American IPA: El furor de la IPA cruzó el atlántico y logró que los estadounidenses quisieran reinterpretarla. En la década de los 70 y 80 empezaron a recrear esta bebida con la inserción de sus propios lúpulos americanos que contienen notas cítricas, florales y resinosas de pino. Con respecto al color, tiende a ser de color cobre rojizo medio, lo cual le da un tono más naranja que la IPA inglesa. Su textura también es espumosa pero el grado de alcohol tiende a ser más fuerte que la antes descrita.
  •  Double o Imperial IPA: La principal característica de esta cerveza es su gran facilidad para ser ingerida. Esto se debe a su intenso sabor a lúpulo combinado de cosechas inglesas y americanas que le aportan una gran potencialidad. Además, su grado de alcohol superior al 7,5% y un amargor superior a los 60 IBUs aporta una gran adaptabilidad al paladar.
  •  Triple IPA: Esta cerveza es apta sólo para verdaderos amantes de las cervezas potentes. Está hecha con altas cantidades de lúpulos combinados con notas cítricas y frutales muy potentes que pueden llegar a grados de alcohol cercanos al 10% y IBUs con niveles que llegan a los 100.
  •  White IPA: La white IPA ha sido la inspiración de los maestros cerveceros a la hora de experimientar con nuevos ingredientes, sabores y colores. Los expertos tomaron la cerveza blanca, mejor conocida como witbier belga, y la combinaron con la American IPA. Es perfecta para tomar en primavera por su sensación refrescante y un nivel de alcohol de entre los 5 y 7%. El IBUs fluctúa entre los 40 y 70.
  •  Black IPA: Una cerveza IPA es creada a partir de la combinación de maltas pálidas que le aportan ese color que varía entre el ambar y el cobrizo medio. Sin embargo, en el mundo cervecero las reglas pueden romperse y la Black IPA fue creada a partir de maltas oscuras fusionadas con el nivel de amargor esperado de una IPA.
  •  Session IPA: Si eres de los que no le gustan las bebidas con altos niveles de alcohol, entonces la Session IPA es para ti. Encuentra una IPA con el característico sabor con tonalidades de frutas y flores, pero con un grado de alcohol que no supera el 4%. Esta es una bebida hecha para disfrutarla despacio, perfecta para reuniones donde deseas relajarte con los amigos.

Aprende a hacer tu propia IPA

Si has llegado hasta aquí, seguramente ya te dieron ganas de conocer qué se siente tomar una Indian Pale Ale artesanal. Si es así te contamos que no tienes que ir a la barra más cercana para probarla porque aquí te indicaremos cómo crear tu propia IPA con sello personal.

Ingredientes (Para 20 litros de cerveza IPA artesanal aproximado):

  • 5,5 kilogramos de malta Pale.
  • 250 gramos de malta cristal.
  • 84 gramos de lúpulo cascade.
  • Levadura tipo Ale.

Preparación:

  1. Deberás macerar los granos de malta Pale y cristal a 65 grados centígrados por 90 minutos.
  2. El lúpulo lo deberás colocar en grupos de 20 (macerar por 30 minutos), 20 (macerar 90 minutos), 22 (macerar 90 minutos) y 22 gramos (5 minutos).
  3. Luego ve agregando cada grupo de lúpulos cada 5 minutos a la mezcla de los granos. Deja hervir toda la mezcla por 90 minutos más.
  4. Procede a fermentar durante unos días a 22 grados centígrados hasta que la gravedad se estabilice. Revisa y añade lúpulos secos a la mezcla por al menos una semana más.

Aunque esta receta puede llevarte algún tiempo en generarte un buen resultado, te aseguramos que el producto final valdrá el esfuerzo. Luego podrás invitar a tus amigos a probar una deliciosa bebida IPA refrescante creada en casa.

Antes de finalizar: ¿Por qué son populares?

Como ya te hemos comentado, la popularidad de la IPA está en su amargor adictivo. Aunque la primera sensación al probarla puede generar un shock en tus papilas gustativas, luego le sigue un delicioso deleite que te dejará con ganas de más.

Si aún no has probado una IPA, te aconsejamos que lo hagas porque se convertirá en una de tus cervezas artesanales favoritas.